marzo 02, 2017

¡Qué importante es... expresar los sentimientos!_2016

¡Qué importante es... expresar tus sentimientos!

Nuestro día a día está lleno de sentimientos provocados por las situaciones que vivimos pero, a veces, nos resulta difícil mostrar cómo nos sentimos. Pon en marcha tu mente e intenta recordar uno de esos días en los que ocurrió algo que te hiciera aflorar tus sentimientos y no pudiste expresarlos convenientemente.


TEXTO Nº1
Podrías comenzar así:
"Llevaba mucho tiempo esperando el día en el que...
...me quedaría a dormir en casa de mis abuelos porque son los mejores, como personas y como abuelos.
Quedaba un día para mi cumpleaños, pues mi abuelo decía que lo operaban y que no iba a salir en tres meses del hospital. Cuando llegué a casa el regalo de mi abuelo/a era algo peculiar porque mi abuela me dijo:
- Tienes que cortar el césped, pintar la verja que estaba hecha un asco y necesitaba una mano de pintura, limpiar la casa y hacer la comida.
Primero corté el césped. Nada difícil, muy fácil. Pero cuando llegó la verja, ¡puf! me dije:
- Esto por mi abuelo0, el más cariñoso del mundo y que siempre me hace espinacas con garbanzos, mi comida favorita.
Me llevó casi tres horas.
Al limpiar la casa (yo no soy muy ordenado y los sabes Manolo) mis abuelos me decían:
- ¡Pero bueno chiquillo, tú eres de esos niños que no son ordenados y de mayor van a hacer como los chinos, que limpian su casa una vez al año!
Me hizo bastante gracia, la verdad, pero al hacer la compra me dijo:
- Compra coca-cola, fanta, harina, huevos, levadura y chocolate. Los demás avíos los tengo aquí.
Llegó el día de mi cumpleaños. Todo el mundo estaba allí. Yo estaba algo melancólico por mi abuelo. Cuando íbamos a soplar las velas, todo el mundo se calló y como yo estaba diciendo que pasaba, una mano conocida me tocó el hombro... ¡Era mi abuelo! ¡Todo era una broma! Como mi abuelo es cantaor, me cantó el cumple,años feliz, me dio un paquete y era..., el GTAV para la PS4 y dije:
- ¡Pero si yo no la tengo!
En ese momento  mis padres me dieron otro paquete muy grande... ¡Era la PS4!
Ese fue mi momento más feliz hasta hoy 1 de Marzo de 2017.

FRANCISCO JOSÉ

TEXTO Nº2
Podrías comenzar así:
"Llevaba mucho tiempo esperando el día en el que...
El sentimiento que llevo guardado en mi corazón lo podría expresar con sólo una palabra, mejor dicho, con un beso.
Sabía que mi abuelo padecía de alzhéimer pero, al principio, yo no lo percibía porque él caminaba, hablaba, cantaba, etc. y cada vez que me veía me daba besos, muchos besos.
Era una persona muy cariñosa.
Con el paso del tiempo mi abuelo empezó a olvidarse de muchas cosas: de sus hijos, de sus nietos, de su familia..., incluso de su mujer con la que llevaba casado más de 50 años pero, nunca se le olvidó darme un beso cuando me veía.
A mi abuelo lo tuvieron que llevar a una residencia de personas mayores, pero íbamos a visitarlo todos los sábados o domingos que podíamos.
Él no se acordaba de mi nombre, pero yo sabía que me conocía porque al verme siempre sonreía.
Yo me sentaba en sus piernas y él me abrazaba y me besaba. Le gustaba mucho que yo le diera besos y a mí también.
Sé que él se sentía feliz a mi lado y yo al suyo.

ROCÍO MAESTRE

TEXTO Nº3
Podrías comenzar así:
"Llevaba mucho tiempo esperando el día en el que... podría jugar por la noche en un campo de fútbol con los hijos de los amigos de mi padre.
Entonces estaba muy contento y nervioso. Cuando llegamos al campo de fútbol vi solamente a un montón de mayores y me quedé un poco desilusionado. Pero mi padre me dijo:
- Antonio, espera que llegarán después.
Entonces yo me puse en una portería a tirar y pasó un cuarto de hora. Pero no venían.
Entonces se lo pregunté de nuevo a mi padre si venían, pero me confirmó que no iban a poder venir por lo que me quedé mirando desde la grada como ellos jugaban. Y estaba un poco triste porque había estado esperando semanas hasta ese día.
En ese momento, mi padre, al girarse se le quedó un pie en un hoyo y cuando lo sacó no paraba de dolerle. Él no sabía lo que era, hasta que dijo:
- Antonio, nos vamos a casa.
Cuando llegamos fuimos al médico y descubrimos que se había roto el talón de Aquiles. Y mi madre y yo estábamos tristes por él.

ANTONIO